La atención plena es una manera particular de poner la atención con las siguientes características: a voluntad, al momento presente, con una mente abierta, con curiosidad y sin juicios.

En la actualidad, debido a la gran cantidad de estímulos que hay en cualquier trabajo (correos, juntas, tiempos de entrega urgentes, llamadas telefónicas, etc.) la atención está distraída aproximadamente un 47% del tiempo, perdida en pensamientos y preocupaciones relacionadas con todos esos estímulos, que ocasionan que uno esté en una multitarea que es poco productiva y con poca atención a lo que se está haciendo en el momento.

Con la atención plena, se ven estrategias y ejercicios prácticos para dejar de lado la multitarea y aprender a enfocar la atención a lo que se está haciendo.

A continuación se enlistan algunos de los beneficios de la práctica de la atención plena, basados en evidencia científica:

  • Mayor creatividad y capacidad de toma de decisiones.
  • Mayor resiliencia.
  • Mayor concentración.
  • Reducción en los niveles de estrés y ansiedad. (Baja niveles de cortisol)
  • Mayor capacidad de manejo de emociones e inteligencia emocional.
  • Mejoras en el sistema inmune.
  • Mayor empatía y compasión.
  • Cambios en la estructura y función del cerebro.
  • Incremento de emociones positivas y disminución de emociones negativas.
  • Mejor rendimiento académico y laboral.

Mayor sensación de calma.
Mayor control de impulsos.

En Grupo Axerta, con ayuda del Centro Khamlungpa y Jorge Ontiveros, ofrecimos a nuestros colaboradores una plática introductoria sobre  qué es Mindfulness, cómo funciona, cuál es la relevancia en el trabajo. Todo esto fue acompañado de ejercicios prácticos que ayudarán a nuestro personal a tener una mayor sensación de calma y un mayor enfoque en el presente.

*Toda información fue proporcionada por el Centro Khamlungpa. En caso de mayor información comunicarse directamente con dicha institución.