La huella de carbono es la medida utilizada para cuantificar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero (GEI’s) emitidos por una persona o empresa. Aunque el CO2 es producido por plantas, humanos y animales, la combustión de hidrocarburos ha elevado la concentración de este gas a niveles alarmantes. Esto desetabiliza el equilibrio natural y provoca un aumento en la temperatura del planeta, creando el fenómeno que conocemos como calentamiento global.

La combustión de hidrocarburos no la hacemos de forma directa, sino indirectamente: cuando nos trasladamos en coche, calentamos comida, vemos televisión, entre muchos otros ejemplos. Al disponer y utilizar energía eléctrica somos responsables de su generación, la cual implica procesos de combustión que son particularmente dañinos al medio ambiente.

Supongamos que una persona se levanta temprano por la mañana, toma un baño, prepara desayuno, maneja rumbo al trabajo, utiliza la computadora todo el día y, al regresar casa, ve televisión por una hora. En promedio, esta persona está emitiendo 8.6 toneladas métricas de CO2 al año. Si reflexionamos sobre esto, un solo árbol en 30 años puede limpiar 3.67 toneladas de CO2. En otras palabras, para que esta persona logre neutralizar sus emisiones anuales requiere garantizar la vida de 2.5 de éstos árboles durante 30 años, por cada año suyo de vida.

En el caso de México, se estima que en promedio se necesita planeta y medio para sostener nuestro estilo de vida. Desgraciadamente sólo tenemos uno, mismo que compartimos con miles de millones más de habitantes.
¿Qué podemos hacer al respecto? Ser más conscientes en nuestro consumo de energía. En Grupo Axerta hemos tomados medidas de concientización como aprovechar al máximo la luz del día, desconectar aparatos electrónicos que no se están utilizando y apagar las luces al salir de las instalaciones. Otra de nuestras recomendaciones es repasar nuestra rutina diaria. De esta forma es más fácil identificar cuáles de nuestras acciones —que involucran consumo de gas, electricidad o combustible— son completamente innecesarias o fácilmente sustituibles; por ejemplo, en nuestras oficinas corporativas se tomó la decisión de eliminar el servicio de agua caliente, ya que este era un lujo innecesario no sustentable.

A lo largo de este trabajo de reflexión, de concientización, de implementación de procesos más eficientes por parte de nuestros colaboradores y de medidas como la sustitución de focos incandescentes por ahorradores, hemos logrado nuestro objetivo disminuir el consumo de energía en nuestras oficinas corporativas un 6.16% respecto al año pasado. Es importante destacar que actualmente contamos con más personal y se habilitaron nuevas áreas de trabajo, por lo que la cifra representa un arduo trabajo de quienes conformamos esta empresa.
Por otro lado, creemos que otro aspecto importante es neutralizar nuestras emisiones, lo que consiste en apoyar proyectos que reduzcan nuestra huella de carbono y hagan nuestro paso por el planeta más ligero. Por esta razón y con el fin de embellecer nuestra ciudad, ya formamos parte del programa de Adopción de Espacios Públicos del Ayuntamiento de Guadalajara, de quien recibimos la placa que nos integra al grupo de empresas y asociaciones comprometidas con nuestro entorno.

Son nuestras decisiones las que impulsan el cambio y nos hacen ser parte de un movimiento a favor del consumo sustentable. En Grupo Axerta queremos hacer de la sustentabilidad algo real y no sólo una simple tendencia.